viernes, 25 de enero de 2008

AL EXTREMO

Un largo viaje empieza por un pequeño paso.

Cumplió años mi hermana, compartimos el pastel, fotos, ella abrió los regalos (le gustó lo que le di), fue una linda noche, ya había pasado la navidad y el año nuevo, y con ello el pasado, era hora de emprender la avanzada, empaqué mi maleta –algún día no muy lejano no lo haré- y me fui de repente a sorprenderme. Si hubiera salido antes, habría alcanzado a ir de paseo, pero llegué justo.
Deje mi maleta donde la sobrina de mi padrino, me bañé y en un morral saqué lo necesario, fui a visitar a la prima de mi papá, y allí me quedé, eran como las tres de la mañana, sentía que me miraban pero no veía a nadie, sólo escuchaba a mi anfitrión roncar rítmicamente, pensé en pararme pero no se, algo me tenía clavado al sofá, y mejor así pues me cogió el sueño al rato.
Al alba fuimos a la fábrica de quesos de la familia del esposo, luego emprendí la marcha hacia la casa de la tía de mi papá, siempre llego a saludar pero por cosas de la vida nunca me despido, lo mismo de siempre, no hay novedad, es como si el tiempo se hubiera detenido, pero bueno, para eso es la familia, estuve allí hasta tarde, no sin antes salir a pasear en bici por la ciudad, llame a mi primo, la hermana o el novio y ninguno me respondió, hasta bien noche.
Esa semana fue reflexiva, tranquila, mirando las estrellas desde la terraza con unos binoculares, la luna cambiando de fase, aprovechando un atlas del cielo, pero por esos días cayó una fuerte tormenta, como de costumbre en Neiva de noche, así por dos noches seguidas, y tres sin agua, a lo último tocó ir al río, apenas como para refrescarse del calor, había gente a lo largo del pedregoso río, no llegaba más alto de la cintura pero si venía con cierta fuerza, esa noche llegaba la familia, pero antes fuimos a beber algo con otros familiares.
Al acostarme, el lugar no estaba tan habitado, pero me desperté entre un grupo grande de personas, con las cuales pudimos hacer un partido, (hace mucho que no hacía ejercicio), luego con afán de bañarme, pero en lugar de eso a ver en que podía ayudar, yendo por hay y por allá, hasta la noche que era la misa de misa de mi madrina, fui el ultimo en bañarme pero apenas para reunirnos, oramos, y de nuevo a la casa, a seguir el plan, termales.
Llegamos a Rivera (hogar de José Eustacio Rivera), entramos al lugar donde está la piscina, y rápidamente fuimos a cambiarnos, recargué mi pipa dejándola lista para unas fumadas, la primera del día, con un balde me echaron agua caliente 50ºc pues había preguntado a la entrada, y hay si me metí a la pisina, al rato de nadar a gusto, y ver el baño desocupado fui a cometer mi ilícito, me senté en la mesa y un primo me ofreció un trago de wisky, luego fui al baño y regresé por otro chorro.
-Estoy en mi salsa- le dije al novio de mi prima, y todo era normal, sentía cansancio pero me recuperaba al borde de la pisina como siempre, pero esta vez cuando otro primo nos rocio con un balde por la espalda, me espere un rato no lo suficiente para evitar que me diera un espasmo pulmonar, como aún podía respirar algo me que de allí, pero solo sentía el azufre, no me afane hasta sentir un hormigueo, un cosquilleo por mis manos, respiraba con dificultad, y decidí salir después de un rato allí.
-Alex, no estoy pálido?- no, respondió, y me empezó el hormigueo en la lengua y mis brazos se entumecieron, por mi no me angustiaba, pues podía sentir el miedo y la negacion al rededor como un virus, no podía hablar ni respirar, daba vueltas por ahy descansando a ratos, mis manos estaban entumecidas, hasta que me acerqué a la esposa de mi primo que es enfermera, me tomó de la mano, y sentí como algo por dentro me soltaba, y no me dejaba respirar bien, recordaba a Jasón becker, meditar, y cosas así mientras me recuperaba, hablando de lo que podría haber pasado, hasta que alguien por ahy dijo: -donde la está comprando que está como fuerte- y estigmatizaron la ya mal afamada hierba entre risas, -media vida- me rebautizarón.
Regresamos a casa con el cuento, pero fue al día siguiente que serví de bufón, entre carne asada y cerveza la vida pasa, un problema de niños que casi se hace de adultos, y al final terminó en un debate religioso, avanza el día, la farra, los recuerdos y toda la vervorragia que se expresa en estos casos, ya todo iba para el final cuando en el cielo veo una luz cruzar, tan brillante y grande como ciertas luces que ya había visto.
Hora de salir, la despedida sentimental de abrazos y llantos, la corneta del bus está sonando, ya nos vamos, el licor se acabó y la gran mayoria están ebrios, como me llevan de aventón me siento en el pasillo, justo al lado de la nena embarazada, -tu también viste la luz- me dijo ella, yo veo cosas que la gente no, -eres medium?- con una risa bella y un silencio afirmativo miraba al frente, me contó del papá y sus videos extraños con San cipriano, varias experiencias sabrenaturales, pero nada como lo que habíamos visto, llegamos a una parada y se acabó la charla.
Llegamos, ahora es ir al medico, revisar lo que escribí en esos parajes para el libro, esperar el día en que deba orar en público, encontrar un productor que crea en mis ideas, conectar suramerica en una nueva re-evolución artística, cultural, espiritual, socialmente... y todas las mentes que pueden hacer de este planeta una escuela mejor.
La vida es para usarla al extremo, eso indica que el miedo se ha marchado, que Dios está al lado, que el ego ha trascendido donde la esencia es pura, que tenemos todo sin poseer nada, que perder la vida es ganarla para siempre, la enfermedad no entra a nuestra casa pues Dios ha enviado a sus ángeles para que nos cuiden dondequiera que vallamos, nos ha dado hasta lo malo para que echemos una mirada, no para que se quede en nuestro corazón, la vida es para vivirla al extremo no para conservarla, pues este cuerpo se queda al festín de los gusanos, mientras nuestro espíritu nos llevará de nuevo al alfa y el omega.

sábado, 12 de enero de 2008

Han pasado doce días, por cada uno un mes, por cada uno un deseo, aquí llaman cabañuelas a ver el clima de cada día como el de cada mes en el año respectivamente, es cuando vamos a escribir la fecha y se nos olvida que ya es otro año.
Estoy de viaje, de rreflexión, de introspección, de prueba, de aprendizaje y enseñanza, de visita.
He pensado en todos y cada uno, recordando, imaginando, mirando a las estrellas, soñando despierto, andar flotando, mentalizando, nada como contemplar, ser un ser no mas, sin pretender, sin importar más nada que el mismo origen, la luz que brota de cual fuente de vida, el verdadero amor de un universo que se materializa en nuestros fútiles deseos, las cansadas esperanzas, y las reales frustraciones, no se, pero sea como sea, que sea
Por ahora seguiré la senda, mi marcha hacia el infinito, de vuelta a Dios aunque no me halla ido, mejor dicho, sólo vivir porque toca y sollarnos el viaje de nuestra mente.
Queridos amigos deseo que todo sea de vuestro agrado, que lo deseado sea lo concebido, que lo místico algo rebelado y así sucecivamente hasta que de nuevo empieza la rutina.

joe satriani

Loading...

EL CASTILLO DE LOS PIRINEOS

EL CASTILLO DE LOS PIRINEOS
donde habito (salido de mis sueños)

MAIAA

MAIAA