martes, 22 de abril de 2008

FINAL ABIERTO

Ella lo quería tanto como él a ella, pero las cosas tienen un ciclo, todo tiene su momento, el amor es libertad, y así, ellos tomaron rutas separadas, aunque lo que ignoran es que las encrucijadas, ¡existen! los planos superiores, traen corrientes de los inferiores, por eso el descenso es tan conocido, nada más real que la gravedad, y sí, lo es, es grave la ignorancia del ser, la necedad, el orgullo, el menester, el deseo... eso es terrible, una sociedad entregada a si misma, consumida, acostumbrada antes que educada, pues, al ser no lo hace un cartón firmado por quien sabe qué clase de personas, los idealismos han enfrentado a parientes, de miedos y prejuicios los han enseñado; ahora la decisión está tomada, ella decidió el arte, y él optó por la medicina, los caracteres opuestos se atraen, los egos del mismo polo se repelen, se identifican pero ni chocan, sólo toman distancias, del mismo lado pero contrarios, se amaron con intensidad voraz.

Ella ve la moderna bola de cristal llamada ahora T.V, es fuente de conocimiento o de enajenamiento, en todo caso es la compañía de los solitarios, la delgada linea entre realidad o ficción, ha ganado un premio, se ve en la pantalla cual espejo, pero no es ella, es sólo la imagen que todos ven, la que mira la pantalla si es ella, está en su intimidad. Pero algo la irrumpe, la viola, es su doctor, pasó un proyecto de ley que despenaliza la mariguana, para enfermos de glaucomas, esclerosis múltiples, cáncer, sida, depresión, entre otras que ha estudiado por años. Depresión, hummm, piensa ella, fueran otros tiempos estaría feliz, pero el tiempo ha sido generoso, le ha hecho olvidar su dolor, le ha dado de donde escoger, sin quedarse con nada, ella ha sido el premio sin pensar en ello, ella se ha creído una viuda negra, a todos les rompe el corazón, ella se queda con el amor de ellos, mientras los que la aman se quedan sin ella, con el recuerdo, con las ganas de tenerla otra vez.

Era el momento de que ella aún lo deseaba, su querido doctor, pero la argolla le decía que estaba felizmente casado, aunque algo en su carácter le decía que era el mismo perro, mientras ella era la liberada, la zorra, la que se escondía tras la niña linda, tras esa máscara llamada personalidad. Aún así el cosmos es perfecto, la voluntad del ser y el libre albedrío están ligados, como la enfermedad y la cura, lo uno y lo otro, nadie puede separar lo que Dios ha creado, por ello aunque ellos se encuentren, se amen, se odien, simplemente se ignoren, o se hablen de vez en cuando como en la distancia, estando tan cerca, pero saben, lo que ellos dos me han enseñado, es a aceptar, ver que la vida es un continuo devenir, que todo es tan incierto, que esta vida no es sino un parpadeo y que la verdadera vida empieza cuando se duerme, así como no se de mi, más que lo justo, no se más de ellos, pensé que no los vería más cuando rompieron, pero ahora los he visto en las noticias.

Ellos no saben de mi, me he encerrado como ella en mi haber y deber, sólo me conecto al mundo sea virtual o no, me hago cual espectro que soy, soy amor, sabiduría, armonía y la voluntad de ser, o de no hacer, de sentir, de viajar, de morir cada día, con ello estar más cerca al desconocido infinito, la ciencia está limitada por su propia razón, el erudito es esclavo de sus pensamientos, el pasional de sus sentimientos, los espirituales de su devoción, en todo la vida es una adicción, no queremos dejarla, buscamos sin encontrar, viajamos sin cesar, todo tiene su final, pero la verdad es que no hay verdad, pues ahí mismo algo empieza, aunque sea la nada en que muchos creen, yo prefiero pensar en el otro lado de la existencia, no en esta subsistencia que se dice: trabaja por el pan con el sudor de la frente, pero yo he escuchado que los niños vienen con el pan debajo del brazo, lo he probado, lo he visto, por eso digo que si le hacemos una elipse a la vida, no encontramos con esa cinta de Moebius, descubrimos que el deja vu es una visión del más allá, por eso creo que la muerte es como la vida, una historia de final abierto.

3 comentarios:

Isla dijo...

Creo que hay mucha ignorancia

Oscar Bravo dijo...

a esto solo se puede decir, no pares de escribir, pues lo ingusto y lo justo lo puesdes crear por medio de tus textos, y sera la calida llema de tus dedos las que rosaran el inerte plastico paraque que cres una vida entre lineas,... un saludo grande y un abraso, esa historia esta full

Verbo... dijo...

Tu y Yo creo que somos seres espirituales entregados a nuestra devocion, y bendecimos somos al estar concientes de tantas cosas.

Besos Post ♥

M.

joe satriani

Loading...

EL CASTILLO DE LOS PIRINEOS

EL CASTILLO DE LOS PIRINEOS
donde habito (salido de mis sueños)

MAIAA

MAIAA