miércoles, 24 de junio de 2015

BANGSTERS

http://www.johncoulthart.com/pantechnicon/dolor2.html
El dinero es la más horrorosa creación social, siendo sus gestores los que ahora son banqueros y antes fueron sacerdotes y otras noblezas, desde una moneda de algún recurso mineral hasta el famoso billete y la moderna tarjeta. La manera de obtenerlo es el trabajo, no obstante, energía es el secreto tras la solución del problema o la necesidad, la misma que hace palpitar el corazón o expandir los pulmones. Usura es la base de su influencia e inflación, además corrompe hasta la más prístina idea, y transforma lo bueno en malo y viceversa, sólo les interesa sus caprichos y sus planes donde el pueblo es un rebaño. Si las mafias prosperan es porque son muy lucrativas, no hay dinero sucio que no sirva a cualquier propósito, así es como se compran gobiernos y personas, se sobornan miserablemente a víctimas, y hasta por dinero han asesinado por no ser macabro ni exagerado. La historia del comercio es tan antigua como turbia, con particularidades fuera del tiempo o el lugar que parece asombroso que sea una coincidencia; banco viene de banca que era donde se hacia el cambio de divisas en la antigüedad, y que ha evolucionado a tal grado que la reserva federal y su fondo monetario internacional son cómplices de los males del mundo, o lo que denominan el malestar de la globalización. Ellos cuentan con los cataclismos que incluso han creado con su tecnología secreta, no necesitan permiso pues ocultos en las sombras manipulan a los que se dan el derecho. El mundo les pertenece y sea el lenguaje que sea tienen una palabra para lo mismo “capital” tanto que así designan a la ciudad epicentro de un país, y que si recurro a la religión puedo comparar con los pecados o defectos. Ellos son los patrones pues si miramos el peor de los males es la ambición, ya que el desborde de deseo no es malo si trasciende, pero para un ser netamente material es perjudicial y muy adverso, por eso la humanidad no está preparada para el poder del amor, no conocerá los milagros hasta que su poder no  lo confieran a una cuenta o un registro estatal. Los banqueros lo saben bien, invertirán en toda causa que les sirva a sus propósitos incluyendo enemigos y adversarios, por eso los des-informadores confunden a quien discierne la verdad con astucia y paciencia. Esa calaña de gente ha de ser extirpada como el tumor que son, esclavistas y degenerados que inundan a la sociedad con los peores males y se lavan las manos con filantrópicas obras que no son otra cosa que infraestructura de control mental. Así el anatema funciona a pesar de estar condenado, el consumismo embarga la razón como una bruja que cual vampira subsiste de su presa, y así son todos los que confían en un banco y para los que sin tener fe en ellos los usan por necesidad. Los templos a la codicia mueven colosales masas de personas, y las filas son largas y los trámites engorrosos, el ser humano marcha a un patíbulo que en lugar de matarlo lo tortura, pues matar la gallina de los huevos de oro no es la opción, de no ser por eso ya habríamos visto un cataclismo. No hay nadie más abominable que el mentiroso, asesino o violador, pero los banqueros, los políticos, sacerdotes y demás socios son despreciables y no hay maldición que sea justa con ellos. Me preguntan si yo no uso el dinero, y por desgracia debo dar crédito a ello, pero lo que no me dan crédito es la manera que lo obtengo, pues mi trabajo es eso: VIVIR no trabajar, y me dan los recursos justos y cuando es algo personal lo que creo como dios me satisface. No es más rico quien más tiene sino quien menos necesita, además el profeta dijo que era más fácil hacer milagros que un rico entrara al reino de los cielos. El pobre diablo no tuvo para comprar mi alma, mucho menos los mortales tienen para convencerme de sus obras, y así no pertenezco al entramado zombi que es el sistema económico, soy un soñador libre y VIVO. 

No hay comentarios:

joe satriani

Loading...

EL CASTILLO DE LOS PIRINEOS

EL CASTILLO DE LOS PIRINEOS
donde habito (salido de mis sueños)

MAIAA

MAIAA