lunes, 2 de enero de 2017

DE VAGO

  El trabajo es difícil y sobre todo mal remunerado, por lo que quienes en verdad sirven a su labor no encuentran la complicación, así es como los corruptos y codiciosos son los ricos y los poderosos, sin importar la profesión todos a la final trabajan para el capital sistema. la revolución no se da en la manos de armamentista y mucho menos en las ideas mediocres de políticos o religiosos, empieza en las conciencias ya sea desde el corazón o la mente pero su fin es lo colectivo, de nada sirve el lujo si se soporta en la esclavitud y la ignorancia ¡Para qué la buena vida si se basa en muerte y enfermedad! El ser humano va más allá de la mecánica biología, viene de la luz y hacia ella se dirige, no obstante, quienes se atribuyen el poder y la gloria lo saben y lo ocultan, dependen de ello y no entregarán lo que hábilmente nos arrebataron: La consciencia. Es una pena verla perdida con el espectáculo que no hacen nada contra sus podridos gobernantes, y el comercio se lucra asesinando el espíritu humano que deja la imaginación a la responsabilidad democrática. Nada hay en la ley humana que se parezca a la justicia divina, el tiempo y el espacio no tiene fronteras para el alma inquieta que se pregunta sin obedecer ciegamente, el aventurero que sin dejar de sembrar su tierra desafía dragones y vence a los demonios que podrían atormentarlo. Sabio el que conserva su esencia sin dejar de adaptarse, el que integra la luz a su sombra y descubre misterios, la que sin prejuicios da a luz por amor propio sin importar nada más que la vida misma. La energía no se construye ni se destruye, simplemente se transforma, pero no es renovable tanta energía invertida en banal esfuerzo del ego y el cuerpo, así la mente y el corazón queda a merced de inmisericordes empresarios y corporaciones, psicópatas que se parecen más a demonios que honorables hombres y mujeres, cascarones de seres con sangre fría y de oscura alma vendida a lucifer. Lo de verdad imposible es vivir en un mundo donde la conveniencia se sobre pone a la decencia, y es mejor ser listo que honesto pues los valores bajan o suben en la bolsa, las familias se separan abismalmente por las condiciones que impone la moda, por no decir que se aprovechan de las pasiones humanas que caen a lo profundo. Y es que de la naturaleza dual de la humanidad es la sombra que predomina, ¡¿Qué sabe el cuerpo y el ego de lo trascendental y espiritual cuando es vano y menesteroso?! Un filósofo exclamó “Ten cuidado al exorcizar tus demonios, no vaya y sea que saques lo mejor de ti” Y soy tan carnal porque sé que ni esencia es inmortal, si aquella sabiduría atrapada en la impotencia de la confusión no fuera la herencia de un padre o madre que por amor hace milagros, estaría inmerso en la tenebrosa luz que dice iluminar a la humanidad cuando la está secuestrando. Nada cuesta, lo costoso ha sido mantener la fe cuando la patria y la iglesia acabaron con millones para establecerse, y no hay diferencia entre libertadores, conquistadores, revolucionarios, saqueadores, asesinos, ladrones y demás criminales al servicio de la oligarquía o el demonio. Somos humanos pero no por eso somos malos, lo malo de nosotros como humanidad es la sociedad que nos ata, esa rutina y costumbre que nos impide creer y nos impone obedecer. El arte es lo más cercano a la magia para el ignaro y pobre que abre su ojo, corazón y mente, expresión de quien convencido o envilecido sobre sale sobre todos que si no se compra se sacrifica, se le explota a tal punto que defiende aquello que lo tiraniza con miedo y respeto. Nada hay en el mundo que justifique el horror y la tortura de ocho horas lucrando a otra persona, haciendo dinero para corporaciones e instituciones al servicio de las oligarquías y su poder. La democracia es una pirámide donde la cúspide del ojo que todo lo ve es exclusiva para aristócratas y sus socios, desde allí se halan los hilos de la alta suciedad y todos los siguen como borregos que el pastor lleva al patíbulo. Los animales no trabajan y aun así viven y comen, además la naturaleza se viste de colores como los del aura, pero el ser humano es ser más que cagar y dormir, pues los sueños y fantasías es lo que libera la fantasía cuando no la esclaviza.

No hay comentarios:

joe satriani

Loading...

EL CASTILLO DE LOS PIRINEOS

EL CASTILLO DE LOS PIRINEOS
donde habito (salido de mis sueños)

MAIAA

MAIAA