miércoles, 17 de octubre de 2012

UN AMOR ARCANO

Yalanat es una chica muy especial, fue concebida en la luna de miel que regaló el adinerado padrino de bodas, el destino: parque nacional de yala en Sry Lanka, de allí su nombre. La conocí muy joven sin imaginarme que tiempo después tendríamos nuestro cuento, recuerdo que mi primera impresión sobre ella fue la ternura más intrigante que había sentido, me recordó lejanas épocas de inocencia, le aventajaba en edad y no era recomendable corromper esa nobleza. Cuando ya había pasado varios años la vida nos dio una oportunidad para compartir nuestras castas almas, y aunque fue muy corto fue muy intenso; en primer lugar salimos a escondidas, pero era una falacia ya que nuestras familias en silencio estaban contentas por nosotros, sin embargo, el miedo y los prejuicios jugaban en nuestra contra, ideas diferentes de la vida también empezaron a distanciarnos. Justo cuando más quería hacer lo imposible por ella algo cambió, ya no me daba el habitual beso en los labios sino me volteaba el rostro hacia la mejilla, ya era tarde para declararle mi amor, había salido de la U a trabajar con lo cual terminó de remplazarme para dejarme a merced de la acostumbrada soledad maestra. Nuestro romance fue extraño, empezó de manera misteriosa y de la misma forma terminó, por mi lado tenía problemas con mi roto corazón que me impedía intentar amar por aquel momento, y a eso se sumó el hecho de que ella por su lado tuvo la oportunidad de amar a alguien más. Me refugié entre libros y fantasmas, pues quedé a merced de un poderoso enemigo que se esconde tras las personas, incluso en uno mismo ya que por ello debo proteger a los demás de lo peor de mí, porque estoy seguro de que soy tan noble como miserable y mezquino. Ni ahuyentarme de la sociedad sirvió para evitar más penas, ya que debido a una vida de servicio tuve que pagar omisiones con más obligaciones, me tocó ser un hipócrita cuando por fuera reía sabiendo que por dentro lloraba, o viceversa, amando a quien no te ama y no amando a quien en verdad te ama, existiendo confusamente en el complejo de la separación. Sé que cometí un error pero no sé cual fue, de haber sabido que se cansaría de mí habría hecho algo por mantenerla a mi lado, ¡Así es la vida! Yalanat no me quiere, a lo cual una vez me contestó: no es eso porque yo si te quiero pero no de la forma que quisieras. La he visto, está cada día más bella, dichoso el que está con ella, pues aunque no me cuente ni me diga nada es obvio que no está sola como lo estoy, lo bueno de ello ha sido el gran avance que he hecho en las arcanas artes de secretos y misterios. Recuerdo que vimos “PRESAGIO” hace tres años de eso y ahora nos acercamos a la fecha límite del solsticio de invierno. Algunos se retiraron a las montañas, otros han almacenado agua y víveres en bunkers, muchos no les importa lo que pueda pasar, y la gran mayoría cree que no va a pasar nada, todo porque el miedo impera en los hábitos a los cuales estamos acostumbrados. Yalanat al igual que mi familia está perdida en ese estilo de vida esclavo, lo siento por ella y oro en su nombre, sé que nos encontraremos al otro lado del portal y que nos espera la eternidad en un ambiente de consciencia elevada. Acaban de empezar las novenas, yo ruego a Dios pase lo que pase que nos mantenga unidos, Yalanat es el claro ejemplo del amor que se deja ir para que sea libre, de aquel que se corresponde espiritualmente más que físico, estoy solo y no importa, lo que realmente me compromete es saber que pronto amanecerá en lo más esencial del ser humano, que el pulsar cósmico nos atravesará en una onda de alta vibración. Ella lo besa y se ve feliz, me veo allí en el pasado, de la misma manera que el futuro nos espera, ya verá cuando me reconozca, ya no dudará del poder del amor.

No hay comentarios:

joe satriani

Loading...

EL CASTILLO DE LOS PIRINEOS

EL CASTILLO DE LOS PIRINEOS
donde habito (salido de mis sueños)

MAIAA

MAIAA