domingo, 17 de junio de 2007

CHIVO ESPIATORIO

El secreto deseo de algo conocido, en un rodeo donde juega el amor y la muerte, choca esa revelación que tribula a quien puso y cayó en la trampa, de un plan repetido, parecido al reflejo condicionado. Oscila entre el alfa y el omega, servicial como el hidrógeno, se entrega para ingresar donde no es bien recibido. Rebota y rueda entre cosas e ideas que no saben donde están parados, y acechado por taimados seres que solo buscan beneficio; vibra el ambiente en armónica contradicción, pero la satisfacción del ser individual, repudia su esencia, y la luz en la oscuridad se esconde tras las nubes, las sombras desaparecen y se pierde del acecho. Libre de si mismo en su dolor, ya placentero, no queda solo en el momento y trasciende el tiempo. El recuerdo maligno regresa no lo reconoce, por eso pasa dejando flores sin melancolía. Hace acción cuando todos son negación, ¡es descubierto el espía espectral!, su arcano descubierto al público, sorprende con gusto y miedo. Ya no es rechazado sino ignorado, lo tachan de error cuando desvió la mirada, y la atención de la confusa situación. Y vuelve a ser a un lado, desapercibido o mal entendido, no obstante de regreso al rincón, alegre de existir, aunque sea lo que sea, no se engaña de lo necesario, no solo se pasa sino sobrepasa sus propias expectativas, sin que nadie se de cuenta en su desdén. El arcano interactúa con lo conocido entre el desorden mientras este encuentro dure. Fiesta orgiástica, de la esfera celestial de un grano de sal o arena, no se sabe; cuna y fuente de un saber ególatra, no es sitio para un loco amor que decide salir de la paradoja. Libre de nuevo, aventura un desconocido e incierto camino, que enseña verdad, circunstancia dual de la unidad, y el conocimiento de ese lugar se lo lleva donde ellos no saben, ni imaginan, por eso es que esa conciencia sigue en secreto.

No hay comentarios:

joe satriani

Loading...

EL CASTILLO DE LOS PIRINEOS

EL CASTILLO DE LOS PIRINEOS
donde habito (salido de mis sueños)

MAIAA

MAIAA