jueves, 30 de agosto de 2007

AVENTURA

-No se cuanto tiempo llevo sin ir al pueblo-, Pensó Lauterio. Tomó su mochila, un sorbo de lo que en su taza hay, prendió su tabaco, y emprendió su marcha hacía el pueblo; entre el canto de las aves, el murmullo del céfiro en las hojas, y esa magia que sólo un taita puede tener. A este pueblito habían llegado turistas, buscaban un chamán que sea capaz de lo imposible, curar a Julia de su gran depresión, pues, habían intentado todo lo humanamente posible, pero fue imposible. Nadie sabe quién la convenció de venir, o la razón de ésta aventura, pero ya están aquí. Llegaba Lauterio a la aldea, cuando a la distancia observó un hombre, le sintió una energía tan pesada que de una vez, el diente de tigre que tenía en un collar alrededor del cuello, se rajó, vio el odio en sus oscuros ojos, pero estaba protegido contra el mal de ojo, aunque su pierna le dolió continuó por otro camino, hasta llegar (sin saberlo) a donde lo esperaba Julia y sus amigos.
Pacha Mama le gritaban los vecinos cuando Lauterio pasaba, que llamó la atención del grupo de excursionistas y lo voltearon a ver, y como si fueran viejos amigos fue a saludar de una vez a Julia, los demás asombrados o emocionados, pidieron al hombre que por favor hiciera algo por su amiga, que está al borde del suicidio, y no hubo antidepresivo que la ayudara, ni terapia que sirviera. El viejo los condujo a su choza, en la profundidad del bosque, entre sílfides, duendes, náyades y demás seres, los iba llevando hacía un trance, preparándolos para lo que se les venía en un par de horas. El crepúsculo de tonos violáceos y rosados, era hermoso, sentían algo muy extraño, entre la perplejidad y la tranquilidad, y el camino se ha hecho misterioso y asombroso.
Al llegar, lo primero que hizo el taita fue dar gracias, y sin demora los llevó al lugar donde el poder se iba a manifestar. Les hizo dejar su equipaje en la choza, y luego de rociarlos con un poco de licor, les dio a beber una extraña pócima, pero a Julia le dio de lo mismo que él había bebido antes de salir, y en el mismo cáliz. Al inicio nada parecía sentir nada, pero a lo largo que pasaban los minutos, los penetró un bienestar y miedo profundo, que los confundía en un insólito sentimiento; no podían entender cómo era que sin luna pidieran ver bien en la noche, o que entendieran los arcanos del cosmos, pero no supieran lo que estaba pasando. Luego el ermitaño sacó su pipa y le dio un fuerte beso, exhaló el humo sobre Julia, y ella entró en un estado de paroxismo total, por mucho tiempo no se había visto su linda sonrisa, sus ojos brillaron con la dulzura de su infancia cándida, se la podía sentir tan incorpórea, tan espectral, con esos colores que salen de ella, rutilantes cual nebulosa.
El frío de la noche no era nada, tampoco el sueño, ni el cansancio, ni el hambre, porque en ese estado todo es perfecto, armonizan los extremos y se tocan, no hay manera de evocar esas ideas, ya que no pertenecen a este plano. Así mismo como se comunicaban Lauterio y Julia, ellos casi podían percibir los pensamientos de todo y todos, supieron que ella se había soñado con este lugar, luego del tiempo abstinente de su estado mental y físico, entre terapias, drogas y crisis, sin embargo, ahora era el momento de volver a nacer, de empezar de nuevo desde el huevo. Salir, levantarse y volar. No hablaban de otra cosa que no fuera lo cósmico, el amor, la naturaleza, lo místico, así veían como el dolor hace parte del amor, el significado de sacrificio, de la vida misma, la cual puede ser cruel o una bendición.
La oscuridad le daba paso al alba, el viaje eternizaba ahora a la luz del señor, todas esas sensaciones, emociones, ideas, visiones, extra-corporeidades, todo parece aún un sueño, es tan extraña la realidad que parece un frenesí. Pero de la misma manera que todo empezó, así mismo todo iba volviendo a ser como todos los días, de nuevo ese cansancio, el hambre, la sed, la imposibilidad de este plano, la negación, el dolor, el trabajo, la hora de irse del rancho de Lauterio, de volver a la urbe, con el recuerdo del viento en el rostro, del fuego en la piel, de la experiencia fantástica de todos, que gracias a Julia pudieron tener.
Nadie imaginó que aquella frágil flor, fuera tan imperecedera, tan original como la manzana del pecado, mucha gente acude a ella por un consejo, es la psicoanalista que Freud envidiaría, la mujer perfecta. Un día cuando nos conocimos me dijo algo que le había dicho Lauterio, que conocería el amor y la felicidad, si sería capaz de pensar en ella pensando en los demás. Ese día me dijo que yo le irradiaba una energía muy linda, que era de su mundo, que muchos son los llamados y pocos los escogidos, por eso el destino nos tenía esta sorpresa: el día que nuestro hijo nació hubo eclipse de luna, el día que lo bautizamos fue la más hermosa lluvia de estrellas, ahora que estamos perdidos en este espeso bosque, ¡cae un meteorito! Julia es muy paciente, yo soy astuto y un vago por instinto, y nuestro hijo es la complejidad de los dos, ahora parte de ese metal galáctico lo hemos encontrado, nos vamos a hacer tres collares, emblema de la unión celestial. Me alegra que ella no se hubiera suicidado, que yo hubiera sobrevivido a ese accidente y que nuestro hijo fuera la prueba de que una enfermedad, puede ser sanada únicamente con amor.

lunes, 27 de agosto de 2007

AH PRESENCIA

A orillas de la muerte me pregunto ¿qué es la vida? Y me responde el silencio ¡NADA! Y el eco sostiene ¡TODO!

En ésta ya común noche de solitario silencio, en que mis lágrimas lavan el dolor que un puñado de cenizas han dejado en la estrangulada garganta. Unos penan por querer estar vivos mientras yo sufro por no morir pronto, pero algo muy adentro que no puedo definir, me contrasta de alegría al saber y probar que puedo llenar el vacío con el arte de mi etérea existencia. Debería ignorar lo que me sucede ya que lo presentía, pero no puedo evitar sentir el malestar, sólo que ya no me mata, me anima a levantarme y seguir al siguiente círculo. Cual guerrero deambulo por el mundo en busca de un lugar, de alguien, de algo que perdure, que no sea transitorio como esta vida, pero…
El veneno en mi vino y el plomo en mi sangre, son mis aliados, me entregan a lo que tanto me ha sido tan esquivo desde que nací, no son los cobardes que enferman y se esconden, con hipocresía tras su mediocre traición, sino los atrevidos, sabihondos y humillantes negados que me aplastan con sus embestidas ideas. Estoy acostumbrado a que me den la espalda y me volteen el rostro, que no me entiendan y me dejen solo, a ser el esclavo emocional de una sociedad a la que me enfrento con servicio. Tantos sonidos y los únicos humanos son quizás ronquidos, me siento un insecto más que ronda por ahí en busca de compañía. Ni siquiera a quien molestar con la luz pues el fetiche no se queja, las demás cosas se llenan de color y me agradecen que piense en ellas, como si fueran mis amigas, ya que hasta con las paredes hablo, aunque las cosas no tengan oídos y no entiendan de emociones. Otra vez botado a la basura, echado a un alado como estorbo y al mismo tiempo reciclado por la naturaleza de mi anomalía, pateado como balón de fútbol, impugnado cual golosina vieja; cambiando la sustancia mas no la esencia, magullado pero tiernito, y si para valorar el equilibrio, hay que ceder ante los malos ratos, lo haré con la esperanza de estar haciendo lo correcto, y las ganas de equivocarme y perder, para sobreponerme a los límites, como el superhombre soy. Ya no se que esperar de ésta vida, únicamente continuar la vía del verdadero amor, siendo honesto de corazón y si debo pasar estos malos ratos, lo haré con valor, que mi espíritu, me guía.

viernes, 10 de agosto de 2007

Reflexión

Mi rabia sólo es producto de la desesperación, de la ingratitud, de la incomprensión, del desdén al grosero vulgo de lo común, del tedio, del satanismo capitalista de ésta sociedad. No se cómo expresarlo sin descartar lo que mi corazón siente al sentir el espíritu cósmico de lo trascendental.
¿Presiento o me miento? Ah otra vez dudando, digamos que solo visualizo, ya que pensar es perder mejor sentir, vivir. La radioactividad de mis neuronas intoxica los sentidos y las entrañas transmutan la belleza en menester, el sucedáneo transporta veneno, donde antes eran células ahora hay individuos, corroídos cíclicamente por esporas estelares. Divagar, qué placentero, oscilar como el temblor que una hermosa mujer causa, trémulamente agitado, más turbado que yonqui sin su vicio. Soy un ignaro al tratar de describir lo inconcebible, cual niño pródigo entre cerdos, y eso que los porcinos tienen suerte en su carne, los mediocres su talento en la desidia, creen aprender por ósmosis cuando ni siquiera perciben la introspección de lo místico. Ya ni se que escribo, mi mente se ha hecho automática, soy como una nube, gas, humo, vapor, algo y nada, incierto en verdad, ciertamente un engaño, más no una ilusión, el despertar de un muerto, la calma de un dolor, un freno apropiado, miedo y coraje al unísono, mezcla alquímica de amor y sufrimiento, muchas cosas suceden, confluyen sal y arequipe, desdén y repugnancia con el deseo oculto, capturados en el silencio de mis palabras, es un estado que va y viene, una arritmia de caótica armonía, melodioso acento prosódico impreso en el subliminal, tengo la intención de continuar y la tentación de abandonar, el eterno conflicto de ser o no ser, la lucha diaria de un pero si o no, matices diferentes de una misma cosa, luces en frecuencias disonantes que ciegan el alma, retrato de la complejidad ontológica de una contradicción, suspiro alado que Hermes trae en este cigarrillo, cuestiones que dejan asomar la pezuña del diablo, mejor hacerle zancadilla y sacarle de los bolsillo sus secretos, espiar por una rendija, sacar conclusiones sin definir nada, escudriñar curiosamente bajo la falda de una hermosa figura.

jueves, 9 de agosto de 2007

REACCIÓN

El tiempo pasa y se nos va la vida...aunque se crea de una manera insulsa no lo es..siempre hay algo que vivir o recordar.nunca tuve el tiempo en mi tan ocupada vida "social" para leer..pense en encontrar locas cosas filosóficas, y que sorpresa la mia(como siempre me pasa por mi actitud)y ni que decir de anoche...yo aunque no cambio mi forma de ver y pensar las cosas, siento que algo tambien hice mal..lo que senti nunca lo voy a olvidar aunque fue sin razon de ser, o tal vez pero aun no le he logrado saberlo..desearia decir mas pero luego organizare mis ideas.

JAJAJAJAJAJA, (y ni que decir de anoche...) quien quiera diría o pensaría que sabe qué! Dicen que pierdo el tiempo pero pienso que vivir no es perder el tiempo, eso lo mide el pulsar del corazón y el vibrar de los pulmones. Está sociedad para algunos como yo es un infierno, como para otros es el paraíso, todo depende del cristal con que se mire, y yo me he cambiado las gafas, ahora lo veo como un purgatorio, un exquisito sufrimiento. ¿porqué les será tan difícil creer en algo superior? ¿cómo es que no pueden sentir algo más allá? pero bueno!, así es este mundo y que le vamos a hacer, me imagino que habrá otro, donde la relación entre sus criatura y el planeta sea natural, y muchos más en que la vida no es tan absurda y satírica como ésta. La evolución involucra cambio drástico, revolución no es ser rebelde por que sí, es re-evolución, o sea volver a cambiar, por eso amo la muerte que es un cambio de estado, transmutación, poder ascender en lugar de caer en un interminable vació, es estar más allá de del bien y del mal, es no tener límites más que el propio deseo, hacer lo que se siente, ser libre. Me voy pero volveré, y así esté y no quiera estar, estoy bien en lo mal, así las cosas sean difusas y vanales, no perderé la locura de mi delirio, pero si incursionaré nuevas fronteras......
Todo esto porque la vida extraña es una sorpresa y al tiempo no es nada, un constante vaivén entre la luz, la oscuridad y la rutina, mejor me voy antes que me quede donde no quiero estar.
Lo olvidaba, cual pájaro encerrado y con las alas rotas, a mi me detiene este cuerpo, estas leyes, la responsabilidad de ser, el deber de estar, el recordar que soy un hombre, quisiera ser otra cosa, menos depredar a mi madre tierra. Amo el sonido de una guitarra, y mucho mas, cuando es a mi lado donde ella declama sus bellas notas, y quisiera convertir los pitos de autos, la bulla de la gente, y el desespero de una ahogada ciudad, en la armonía cósmica de un despertar.

miércoles, 8 de agosto de 2007

AQUI SENTADO

Me siento condenado, (como tal vez Gonzalo Arango expreso en el pasado), a escribir la palabra “Mierda”, no lo se, la vacilación me acecha, mi adolorida espalda se queja, mi espíritu al cuerpo quiere dejar. Estoy frente a esta pantalla como un autómata, como uno más, como aquellos que tanto critico, pero bueno, me despido de esta vía láctea, dejo evidencia de mi paso por esta tierra, hablo de mi vida que para bien o mal he consumido, de los sentimientos que tanto me atormentan, de las ideas agolpadas en mi saturada mente, del poder del cosmos en mi alma, del paso del tiempo en mi rostro, de la decepción amorosa de mi pobre corazón, del entusiasmo infantil de mis sueños, de la marchita esperanza y la resurrección de la fe. Escribo, no hago nada más, no se hacer más, a lo mejor ni eso se hacer, y ni siquiera pienso, solo soy yo mismo, es menester alguien que me ayude, que solo me indique donde caminar, ya que esta ceguera no me lleva a ningún lado, ya que estoy a un paso del limbo, o, ¿estoy en el limbo a un paso del vacío? Soy un cobarde y me quedo quieto, tanto a la orilla, como en esta silla, al borde del colapso de mi culpa, en la angustia de mi ser, en el desespero de mis actos, en el retorno de mi devenir, en mi presunta inocencia, en la sal de mi fatalidad.
Evoco pasadas imágenes, sin tristeza ni melancolía, sólo regreso la película de mi vida, para ver en donde empezó a salir mal, cuándo ese grano de arroz se fue por mi fosa nasal, en qué momento me dejé engañar, donde quedó la tan esquiva verdad, quien extorsionó mis valores y los intentó corromper, donde quedó sepultada mi valentía, donde poder rescatar el tesoro del saber. Mis lágrimas caen por la gravedad del amor, me bautiza el dolor, me adopta el desconsuelo, me abraza la demencia, se han revuelto las tripas con el corazón y la razón, ya no me quiero dejar influenciar por estados de ánimo ajenos, sólo oír música de la naturaleza, interpretar la semiótica más allá de lo invisible, conectar los extremos en el pendular de un ciclo. El ritmo de mi palpitar no es frecuente, ni vibra en armonía porque la sociedad infecta, envenena mis deseos con avaricia, inunda mi conciencia con delicioso licor, intoxica mis sentidos con buenas drogas, corroe mis venas con óxido, soy un gusano que se arrastra por el fango, creyendo en la gente que me reprocha, pero ya verán cuando esta mariposa salga del capullo, que mi necedad es producto del desdén, que la abulia viene de un intento fracasado, que no moveré mi trasero de este asiento, como las veces que bajo la sombra de un árbol, vi la luz.
Estático e inmóvil al parecer, aventuro los escondrijos del lado oscuro del ser, me interno en la lucha del amor y el odio, me hundo en la recóndita caverna de mi soledad, me elevo en el humo de la hoguera donde me queman, me libero de toda presión al entregarme a esta inquisición, a sentir este invisible amor me emancipo, al dejar flotar mi esencia desaparezco espectralmente, y reorganizo mis átomos en un nuevo ser, fluyo en la incorporeidad de lo manifestado, planto raíces en tierra estéril. Me aniquilo en la prepotencia de mi orgullo, resurjo cual fénix, evoluciono según Darwin, me equivoco dicen quienes no me comprenden, no quiero abrir los ojos, veo con el aliento, exhalo mi último soplo de vida, trazo mi última voluntad, delineo el cortejo fúnebre y de la silueta sale el monstruo de la definición, la bestia en mí no me deja tranquilo.
Estoy inválido, no de mis piernas, sino en mis ideas, cojean mis pensamientos, y no quiero hacer nada humanamente posible, creo en los milagros, se que lo místico existe, que algo mueve al universo pero no se siente, está mas allá de la comprensión, que la fragilidad y la vulnerabilidad son un estado más, en realidad las cosas son mutables sin dejar de ser cosas, mejor dicho, paradójico sentimiento, tentadora pasión.
Como hace dos días, hoy estoy de conmemoración.

martes, 7 de agosto de 2007

PENSANDO EN NO PENSAR

"he pasado mucho tiempo entre el encierro de mi caverna y las excursiones al mundo de los hombres, que lo extraño se hace místico y lo distante cercano"

Camino con la mirada al suelo, reflexionando, pasando entre muertos y dormidos que se cuelan en mis ideas con desprecio y desdén, por su actitud tan desconcertante; no quiero pensar en esta suciedad, levanto la mirada y en el cielo un ave cruza, me enseña la libertad, en un andén se alza un imponente árbol, me muestra la sabiduría, siento el viento refrescante, y la luz del que está en lo alto me calienta y me eleva. De pronto un pito estruendoso me devuelve a este plano, veo miradas de odio, de temor, de dolor, de duda... ¡quiero ser ciego! cierro los ojos por un instante, siento todo a mi al rededor, las imágenes se forman en mi mente, los sonidos le dan movimiento, no puedo explicarlo. Un tropezón me saca de la meditación, y otra vez soy un ser mezquino y lánguido, una carne devorada por el consumo, y una mente envenenada de sensaciones y represiones, no deseo pensar mas en los prejuicios. Saco un cigarrillo especial y lo enciendo, veo como me ven, me voy alejando, y me relego en la oscuridad de una sombra, el humo me delata, mis ojos me condenan, la alegría hace que eso no importe. Sigo por aquel parque, fumando, solo sintiendo, tratando de no pensar, pero mis sentidos perciben ahora más que nunca, estoy contrapuesto, no confuso; incierto, no en duda.
Mientras los vastos terrenos del hombre me detienen, mi mente se va entre fantasías al mundo donde pertenece el espíritu; estoy sin estar, vivo sin vivir, existo sin existir, y al final de todo soy yo mismo y no ese insípido ser que por ahí pasa como si nada. El concreto y el acero han remplazado a la savia y la roca, han hecho del amor la gran ramera del gusto, han secuestrado mis sueños, y me han exiliado a la tierra de nadie, malentendieron y rechazaron lo que soy, despreciaron cuanto sentía o pensaba, diciendo que estaba loco o equivocado. Y ahora que solo vago por ahí, como esos perros que se ven por la calle, que al final de todo están mas cerca a uno que nuestra misma madre, me doy cuenta que, soy más afortunado que todos aquellos refugiados tras muros mentales; no se que pensara la gente de mi realmente, y no me importa más que mi buena imagen, por que eso sí, lo malo lo dejo para cuando sea menester, cuando la vida lo requiera.
Socio, igual, negocio. Amistad, igual, alcahuetería. Amor, igual, sexo. Vida, igual, familia, no se, es un buen punto para comenzar a evadirme como siempre, como en esas bacanales romanas, ya a punto de vomitar el hígado. Mi mente no se detiene de pensar y aun así debo escribir algo, ya siento que sólo es un reflejo condicionado, un trauma, un miedo, un dolor; llamen lo como quieran pero yo ya descubrí donde esta el truco, es en un número de ID, en un título profesional (mis profundas disculpas a los profesionales que respeto y quiero), en el mismo nombre, y de ahí para adelante un sin fin de razones que me atan. ¡Pues no! me voy a olvidar de todo, me iré a dormir aunque tenga más razones para estar despierto, o puedo sentarme junto aquel árbol y pensar un buen rato, en que no debo pensar, o pensar solo en lo que perciben mis sentidos, razonar sin lógica sino con corazón, discernir el punto clave entre dos opuestos.
Ya he pasado por una banca, luego me senté en el pasto, ahora estoy en un árbol, escribiendo por necesidad, motivado por un impulso extraño, por desahogarme, por un deber conmigo mismo, esperando que estas letras le lleguen a alguien, que si no pude dejar de pensar por lo menos pensé deliciosos delirios. ¡Ah, ya! tratare de recordar algo que no recuerde y así mi mente se detendrá por un instante; me han dicho que soy un extremista, no se equivocan, tal vez sea algo como meditación activa, ver que sucede sin que intervenga las emociones ni convicciones. Es simplemente estar, sentir, hacer cualquier verbo con honestidad, yo diría: ama, prueba lo, aprende y sé libre, pensar lo que quieras y manifestarlo en la vida, hacer sueños realidad.....
...
......
............
.................
.........................

jueves, 2 de agosto de 2007

DE REGRESO!

Ahora que vuelvo me alegra haberlo hecho, pero algo también me impulsa a vorverme ir, no se, tal vez es ese instinto de viajar, no quiero ser un ave en jaula de oro. Tengo esa sensación de que muy adentro de mi ser algo salió a la superficie, y no se quiere volver a hundir, ha descubierto el infinito y no quiere quedarse, ahora el camino vifurcado se une y todo se hace más claro, ya no hay nada más sino un todo. Tal vez me quede o me vuelva ir, no se, solo se que valla donde valla, este como este, ya nada puede bajarme de la nube de humo donde vuelo, todo desde aqui se ve claramente, ya no es un viaje por una tierra limitada, sino un viaje por la mente cósmica. No se como describir lo que se siente, cómo hablar de algo que parece no existir pero es real.
La vida se ha hecho ese viaje por el tiempo, por las emociones, por el ser, por el amor, por la misma vida, ¿quien ha visto el calor o el frio a la cara? quien lo ha hecho ha muerto, ¿quienes somos para definir todo? solo me irmporta vivirla, así sea a los extremos o en el medio de fuego cruzado. No me detengan, mi me enjuicien, la libertad es un don y al mismo tiempo un sacrificio, un deber, ahy que recuperar los sueños, y hacer que las utopías cambien de nombre, desde ahora se llamaran "la nueva onda".

joe satriani

Loading...

EL CASTILLO DE LOS PIRINEOS

EL CASTILLO DE LOS PIRINEOS
donde habito (salido de mis sueños)

MAIAA

MAIAA